Lunes 17 de Diciembre de 2018. República Argentina.

A a

En la universidad de la rioja, docentes y estudiantes reclaman la renuncia de tello roldan

<
>
La protesta comenzó en rechazo a los despidos de profesores y los
recortes salariales. Alumnos y docentes ocuparon el rectorado por tiempo
indeterminado y exigen la salida de Tello Roldán, rector desde hace 24
años.

Estudiantes y docentes mantienen tomado desde ayer, por tiempo indeterminado, el rectorado de la Universidad Nacional de La Rioja (Unlar) y exigen la renuncia del rector, Enrique Tello Roldán, quien lleva 21 años, siete mandatos consecutivos, al frente de la institución.

Como viene sucediendo desde fines de los ‘90, la Unlar es noticia nuevamente por un conflicto: esta vez comenzó con el despido masivo de setenta profesores y rebajas en los salarios de otros doscientos. Pero, a diferencia de otros casos, ahora se produjo una importante movilización: el martes pasado, docentes y alumnos realizaron una masiva marcha en la plaza principal de la capital provincial para pedir “democratización en la universidad” y “calidad educativa”. El miércoles, los alumnos tomaron la Facultad de Arquitectura y, ayer, el rectorado. Varios funcionarios, incluida una decana, renunciaron en apoyo a las protestas. Para intentar superar el conflicto, Tello Roldán ofreció la renuncia de sus dos hijas y otros funcionarios de la Unlar, pero la asamblea estudiantil-docente reiteró que sólo levantarán las medidas si dimite el rector.

“Tengo 63 años y me faltan dos años para jubilarme. Me aceptaron la opción de prórroga por cinco años, pero luego me mandaron un comunicado que decía que ya no pertenecía más al establecimiento docente y que no me designaban más”, contó a Página/12 Graciela Salinas, profesora a cargo de los gabinetes psicopedagógicos. Los docentes de las universidades nacionales tienen derecho por ley a optar por permanecer en sus cargos por cinco años más, luego de cumplir la edad para jubilarse.

Salinas se desempeñó en su cargo durante quince años: “Somos profesores caros porque tenemos antigüedad y eso implica un sueldo que no lo cobra el recién ingresado. Con estos despidos, la jubilación que vamos a percibir es mucho menor, porque los meses que no nos pagan no se hacen los aportes. Se han sacado profesores que tienen veinte años de experiencia y se han puesto alumnos avanzados o docentes que recién empezaron, sin experiencia, lo que genera el malestar tanto de docentes como de alumnos. Es una patronal perversa”, concluyó. Los setenta casos similares al de Salinas fueron los que originaron las protestas.

Para el rector Tello Roldán, los despidos docentes son una manera “de dejarles lugar a los profesionales más jóvenes”. A través de una solicitada, aseguró que los cesanteados fueron docentes que supuestamente “no cumplieron con los objetivos propuestos por la universidad, por lo cual se les recorta las horas cátedra o se prescinde de sus servicios”.

Tello Roldán, peronista conservador, es rector desde 1992, año en que la Unlar dejó de ser universidad provincial para pasar al sistema nacional. Pese a múltiples denuncias por irregularidades, en junio de este año fue reelegido por séptima vez. En las elecciones sólo se presentó su lista: hace catorce años que ninguna agrupación opositora participa del proceso de elección de autoridades.

El martes pasado, día del 42º aniversario de la Unlar, alumnos y docentes, con apoyo de distintos sectores y organizaciones sociales, marcharon para pedir la “democratización de la universidad, el pago anual de docentes y garantías en la calidad educativa”. Los docentes denunciaron, además de los despidos, que la universidad les paga por su trabajo de marzo a junio y de agosto a noviembre, y sólo algunos llegan a cobrar parte de su sueldo en julio, diciembre, enero y febrero. Según los medios locales, la manifestación juntó a más de 3 mil personas entre estudiantes, docentes y familiares, y fue todo un hito para la provincia.

En la manifestación, los estudiantes se pronunciaron en contra de la reelección indefinida del rector, además de los aprietes que reciben, desde no cobrar una beca hasta ser reprobados en exámenes finales: “Está surgiendo un nuevo movimiento social universitario.

En diciembre del año pasado hicimos la primera asamblea general de la Unlar y fuimos 60 personas. En la marcha del martes éramos más de 3 mil. Vamos a luchar por la reforma del estatuto: nuestra bandera es en contra de la reelección indefinida y para Tello Roldán establecimos la categoría de ex rector”, le dijo a este diario Mayco Macías, presidente del centro estudiantil de Ciencia Política. Aseguró que tiene “el teléfono intervenido, al igual que muchos compañeros y docentes”, y expresó que el ajuste a los profesores “supuestamente fue por recorte de presupuesto”. Sin embargo, el presupuesto de la Unlar para 2014 fue aprobado en 315.038.913 pesos, un 36 por ciento más (84 millones) que el del año pasado, que fue de 231.002.195 pesos.

En apoyo a las protestas, presentaron su renuncia la decana del departamento de Ciencias Sociales, Carolina Romano Casco; el subsecretario de Ciencia y Tecnología, Marcelo Bonaldi; el subsecretario de Posgrado y ex decano, José Chumbita, y la secretaria académica de Ciencias Aplicadas, Julieta Calderón.

Ayer, como parte de las negociaciones, Tello Roldán propuso a la asamblea de autoconvocados, a través del vicerrector Sergio Martín, “la renuncia de sus dos hijas –ocupan altos cargos en la Unlar– y de otros funcionarios, así como restituir a los docentes cesanteados. “Esta propuesta fue totalmente rechazada –respondieron estudiantes y docentes–; el pedido es que se vaya ese grupo, pero también Tello Roldán, como ideólogo del sistema.”

Fuente: Pagina12

Agregar comentario

Su nombre: Comentario:

Encontr este widget en www.argentina.ar

ENCUESTA

A cuál de estas nuevas gestiones le tiene Ud. más fé?



Ver resultados | Otras encuestas